Si bien la crisis financiera del 2009 abrió la puerta a la digitalización y uso de los canales digitales para las operaciones bancarias diarias, así como para la concentración del sector y la optimización de recursos como una opción para reducir los costos operativos de las instituciones financieras, en los últimos años la irrupción de las fintech hace unos años y la rápida y creciente adopción de nuevas tecnologías por parte de consumidores, negocios y gobiernos, impulsada por la crisis sanitaria, ha colocado a la digitalización de los servicios financieros en una de las  mayores prioridades de los bancos en todo el mundo.

La proliferación de servicios financieros que ofrecen cada vez más bancos y fintech, está provocando también que cada vez menos personas acudan a las sucursales. Y es actualmente, gracias a la tecnología las instituciones financieras pueden ofrecer una diversidad de productos y servicios financieros a bajos costos vía remota que, además de facilitar y mejorar la experiencia de los usuarios, contribuyen a la inclusión financiera.

Lo anterior, aunado a la evolución de tecnologías innovadoras como la IA, ha provocado una tendencia muy marcada de crecimiento de bancos digitales a nivel global y también en Latinoamérica, en donde algunas instituciones financieras han reforzado su infraestructura ya existente, como sus sitios web y aplicaciones, y otros, han creado sus propios brazos digitales o reforzado sus servicios a través de proveedores especializados.

En la actualidad existen básicamente dos modelos de bancos digitales:

El modelo Challenger Bank, que se trata de entidades con licencia bancaria que ofrecen, de manera digital, la mayor parte o la totalidad de sus servicios financieros, prescindiendo en todo o la mayor parte de presencia física.

Y el modelo Neobank, que proveen servicios a los usuarios, normalmente, a través de una alianza con una empresa del sistema financiero especializada y regulada, y que también los ofrecen principalmente de forma digital.

Es importante señalar que tanto el concepto de Challenger Bank como el de Neobank no se encuentran completamente establecidos y admiten algunas variaciones. Sin embargo, es importante precisar que “banco digital” no es un concepto regulatorio, y tampoco niega una posible presencia física, porque en función a su estrategia de negocio y mercados a los que quiere atender, un banco podría complementar su oferta de servicios con algunos puntos adicionales de distribución o contacto, propios o de terceros, a través de diversos canales, incluyendo alternativos, como los cajeros corresponsales.

Según el reporte “Digital Banking in Latin America” realizado por BPC Banking Technologies, actualmente existen más de 400 bancos 100% digitales en todo el mundo y están creciendo rápidamente, tanto en número como en tamaño.

En América Latina, con 31 fintechs que ofrecen servicios bancarios digitales, México se ubica como líder del segmento en la región, seguido de Brasil con 22 y el país que ha mostrado mayor madurez digital y de adopción, Argentina con 4 y Colombia con 3, de acuerdo con Finnovista.

Si bien los bancos llevan un gran camino recorrido en su carrera para transformar digitalmente sus servicios financieros, diversos especialistas coinciden en que aún queda mucho por hacer para que lleguen a ofertar el 100% de su portafolio por medio de estos canales, ya que, a pesar de los muchos beneficios para los clientes, también existen desafíos clave que deben ser tomados en cuenta para mejorar los procesos y la participación del cliente.

Diversos especialistas coinciden en que la verdadera la disrupción en la banca rumbo a su digitalización deberá partir de tecnologías como la IA al interior de los bancos para la automatización de cada vez más procesos, la mejora y eficiencia de sus centros de servicios compartidos (CSC) para la realización de tareas rutinarias, operativas y manuales, así como del análisis de datos para la personalización y mejora de sus productos y servicios.

Si bien los bancos llevan un gran camino recorrido en su carrera para transformar digitalmente sus servicios financieros, diversos especialistas coinciden en que aún queda mucho por hacer para que lleguen a ofertar el 100% de su portafolio por medio de estos canales.

En Cibergestión by BC estamos focalizados en apoyar a la banca a digitalizar procesos relativos al otorgamiento del crédito, la apertura de una cuenta o el otorgamiento de una tarjeta de crédito; así como para la automatización y eficiencia de sus servicios. Nuestra experiencia en procesos bancarios nos convierte en socio ideal para ayudar a empresas del sector financiero a mejorar su eficiencia, calidad y costos operativos.

¡Conócenos! http://www.cibergestion.com #SomosCibergestion!

Comments are closed.